Seis cosas que dan honra

La Primera y Principal, el valor de la propia hondura de alma, en capacidad de amor y en apertura de espíritu.

La Segunda, el trabajo, la entrega emocionada a la propia tarea, sea ésta la que sea, hágase con las manos o con el alma, puesto que cuanto hacemos con las manos lo hacemos a la vez con el alma.

La tercera, la entrega a cuantos nos rodean, la solidaridad con todos por encima de razas, colores, apellidos, clases, grupos sociales, sociedades, pensamientos y fortunas.

La cuarta, una incesante búsqueda de la justicia, un agudísimo olfato para encontrar las menores virutas de dolor en los otros, un incansable desasosiego mientras no hayamos encontrado la suficiente felicidad para todos.

La quinta, un apasionado amor a la verdad, un verdadero terror a todo tipo de prejuicios (de derechas o de izquierdas), un constante valor para decir la verdad entera y para decirla  – como decía Bernanos «sin añadirle ese sádico placer de hacer daño a quien la escucha».

La sexta, e importantísima, una fe radical en el futuro, un saber que los que vienen detrás serán mejores que nosotros, un luchar para que lo sean, una esperanza sin sueños, construida día a día por todos, y, sobre todo, una invencible alegría, basada en la certeza de que somos amados desde lo alto de los cielos y desde lo ancho de la tierra.

Me gustaría vivir en un mundo en el que fueran estas cosas las valoradas por todos ¿y a ti?


José Luis Martín Descalzo

Aférrate

  • Aférrate a la fe porque es la fuente de la creencia de que todo es posible. Es la fibra y la fortaleza de un alma confiada.
  • Aférrate a la esperanza porque destierra la duda y da lugar a actitudes positivas y alegres.
  • Aférrate a la confianza porque se encuentra en el corazón de las relaciones fructíferas que son seguras y satisfechas.
  • Aférrate al amor porque es el don más preciado de la vida, porque es generoso, se preocupa y da significado a la vida. 
  • Aférrate a la familia y a los amigos porque son las personas más importantes en tu vida y porque hacen del mundo un lugar mejor. Ellos, son la vida que ha crecido con el tiempo para alimentarte, ayudarte a seguir tu camino y permanecer siempre cerca de ti. 
  • Aférrate a todo lo que eres y a todo lo que has aprendido, porque esto es lo que te convierte en un ser singular. No menosprecies lo que sientes y lo que crees que es bueno e importante; tu corazón te habla con más fuerza que tu mente. 
  • Aférrate a tus sueños, alcánzalos de manera diligente y honrada. No tomes nunca el camino más fácil ni te rindas ante el engaño. Recuerda a otros en tu camino y dedica tiempo para atender sus necesidades.Disfruta de la belleza que te rodea. Ten valor para ver las cosas de manera diferente y más clara.

    Haz del mundo un lugar mejor día a día y no te olvides de las cosas importantes que dan significado a tu vida.

La virtud de la perseverancia

El escritor brasileño Nelson Rodrigues estaba condenado a la soledad. Tenía cara de sapo y lengua de serpiente, y a su prestigio de feo y fama de venenoso sumaba la notoriedad de su contagiosa mala suerte: la gente de su alrededor moría por bala, miseria o desdicha fatal.

Un día, Nelson conoció a Eleonora. Ese día, el día del descubrimiento, cuando por primera vez vio a esa mujer, una violenta alegría lo atropelló y lo dejó bobo. Entonces quiso decir alguna de sus frases brillantes, pero se le aflojaron las piernas y se le enredó la lengua y no pudo mas que tartamudear ruiditos.

La bombardeó con flores. Le enviaba flores a su apartamento, en lo más alto de un alto edificio de Río de Janeiro. Cada día le enviaba un gran ramo de flores, flores siempre diferentes, sin repetir jamás los colores ni los aromas, y abajo esperaba: desde abajo veía el balcón de Eleonora, y desde el balcón ella arrojaba las flores a la calle, cada día, y los automóviles las aplastaban.

Y así fue durante cincuenta días. Hasta que un día, un mediodía, las flores que Nelson envió no cayeron a la calle y no fueron pisoteadas por los automóviles.

Ese mediodía, él subió hasta el piso último, tocó el timbre y la puerta se abrió.

«No te rindas. Esas son las tres palabras más útiles que uno puede regalarse a sí mismo, y regalar a los demás».


Eduardo Galeano | «El Libro de los Abrazos»

El momento oportuno

En nuestra vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente el resultado de nuestro crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

Seguramente la impaciencia en muchos que aspiran resultados a corto plazo, es un arma de doble filo, pues abandonan súbitamente la tarea emprendida, justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta, sin pensar que el momento oportuno está por llegar de un momento a otro.


Anónimo

Disfrutar el presente depende de ti

El ex-presidente de una famosa marca de refrescos, Bryan Dyson, hablando sobre la relación entre el trabajo y otros compromisos decía:

«Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas que arrojan al aire: el trabajo, la familia, la salud, los amigos y el espíritu. De pronto se darán cuenta de que el trabajo es una bola de goma, si se cae, rebota.

Pero las otras cuatro bolas: familia, salud, amigos y espíritu, son de vidrio. Si se deja caer una de esas, va a quedar irrevocablemente dañada, rayada, rajada o rota. Nunca volverán a ser las mismas. Compréndanlo y busquen el equilibrio en la vida.

¿Cómo?

  • No disminuyan su propio valor comparándose con otros. Es porque somos diferentes que cada uno de nosotros es especial.
  • No fijen sus objetivos en razón de lo que otros consideran importante. Sólo ustedes están en condiciones de elegir lo que es mejor para ustedes.
  • No den por supuesto las cosas más queridas por su corazón. Apéguense a ellas como a la vida misma, porque sin ellas la vida carece de sentido.
  • No dejen que la vida se les escurra entre los dedos por vivir en el pasado o para el futuro.
  • No abandonen cuando todavía son capaces de un esfuerzo más. Nada termina hasta el momento en que uno deja de intentar.
  • No teman admitir que no son perfectos, ese es el frágil hilo que nos mantiene unidos.
  • No teman enfrentar riesgos, es corriendo riesgos que aprendemos a ser valientes.
  • No excluyan de sus vidas el amor diciendo que no lo pueden encontrar. La mejor forma de recibir amor es darlo. La forma más rápida de quedarse sin amor es aferrarlo demasiado. Y la mejor forma de mantener el amor es darle alas.
  • No corran tanto por la vida, que lleguen a olvidar no sólo donde han estado, sino también a dónde van.
  • No olviden que la mayor necesidad emocional de una persona es la de sentirse apreciado.
  • No teman aprender, el conocimiento es liviano, es un tesoro que se lleva fácilmente.
  • No usen imprudentemente el tiempo o las palabras, no se pueden recuperar.

La vida no es una carrera, sino un viaje que debe ser disfrutado a cada paso. El ayer es historia, el mañana es misterio y el Hoy es un regalo: por esa razón se llama «presente».

¡El cómo disfrutes el presente depende de ti! Suerte en la vida y en todo lo que hagas».

Hay un tiempo

 

  • Hay un tiempo para partir y uno para volver.
  • Hay un tiempo para equivocarse, uno para arreglarlo.
  • Hay un tiempo para andarse con rodeos, y uno para decidir.
  • Hay el tiempo pasado, el tiempo que vendrá, y el tiempo perdido.

Y luego está el tiempo más importante: el tiempo de ahora…

Vívelo, porque el tiempo no espera al tiempo, y la vida pasa, sin esperar tus tiempos…


G. Stella

El secreto de la vida es vivirla día a día

La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras diferente. Algunos, buscando amor, paz, armonía. Otros, sobreviviendo día a día. Pero no hay momento más pleno que aquél en el cual descubrimos que la vida, con sus alegrías y sus penas, debe ser vivida día a día.

Este es el conocimiento que nos otorga la verdad más maravillosa. Aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riqueza y siervos, o luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el poder de estar totalmente satisfechos y vivir una vida con verdadero significado.

Día a día, tenemos ese poder, gozando cada momento y regocijándonos con cada sueño. Porque cada día es nuevo flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros sueños. Cada día es nuevo, y si lo vivimos plenamente, podremos realmente gozar de la vida y vivirla en su plenitud.


Regina Hill

Cada nuevo día

«Si no dejas de plantar las semillas de tus sueños, ellas tratarán con todas sus fuerzas de florecer para ti».

Cada nuevo día es una página en blanco en el diario de tu vida. El lápiz está en tus manos, pero no todos los renglones serán escritos como deseas: Algunos provendrán del mundo y de las circunstancias que te rodean.

Pero, por la gran cantidad de cosas que están bajo tu control, es preciso que sepas algo en especial: El secreto de la vida radica en hacer tu historia la más bella posible. Escribe el diario de tu vida y llena las páginas con palabras nacidas del corazón.

A medida que las páginas te lleven adelante, descubrirás senderos que agregarán penas y alegrías, pero si puedes hacer estas cosas, siempre habrá esperanzas en el mañana.


Anónimo

Triunfo del bien

Aunque el mal sea tan escandaloso y, los medios de comunicación ayuden para que el eco resuene más, es el bien quien gana a la larga.

Esto lo tenía muy claro el líder Mahatma Gandhi, y por eso solía repetir: «Cuando me siento desanimado, recuerdo que el bien siempre le ha ganado la batalla al mal. A lo largo de la historia han aparecido dictadores asesinos y seres corruptos, que se creyeron invencibles, pero siempre, siempre terminaron por caer. El bien y la verdad son los que han vencido».

¿Es ésta nuestra fe? Ojalá que sí. Una fe sólida que nos anime a perseverar y a soñar con días mejores.

Una fe que nos mueva a realizar nuestros sueños y que, unida la esperanza, nos lleve a convertir muchos imposibles en posibles.

Como lo hace John Foppe, joven norteamericano, quien nació sin brazos, pero con los pies escribe, maneja carro, se prepara su desayuno y hace lo que quiere.

Y algo más, recorrió los Estados Unidos pidiendo ayuda para los niños pobres de Haití. Ya ha salvado a más de 90. El bien siempre le gana la guerra al mal.


Anónimo

Se aprende…

… Se aprende todo en la vida…

Se aprende a sonreír cuando se pierden las ganas de hacerlo.

Se aprende a llorar cuando por orgullo no se dejan bajar las lágrimas.

Se aprende a caminar cuando las decepciones nos detienen.

Se aprende a correr cuando se quiere alcanzar los sueños.

Y aprendes a elegir a quién llevar contigo y quién dejar en el camino.

Desiderata

Camina plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda que se puede encontrar la paz en el silencio. Hasta donde sea posible trata de mantener buenas relaciones con todo el mundo. Di tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe y al aburrido, también ellos tienen su propia historia.

Evita a las personas ruidosas y agresivas, porque son un mal para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vanidoso y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.

Mantén el interés en tu propia carrera por más humilde que esta sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe. Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé sincero contigo mismo, y en especial no finjas el afecto. No seas cínico en el amor. Porque a pesar de toda la aridez y desengaño, es tan perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años, abandonando con donaire las cosas de la juventud. Alimenta la fortaleza de tu espíritu para que te proteja en las adversidades repentinas.

No te atormentes con tu imaginación. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Además de una sana disciplina, sé benigno contigo mismo.

Tú eres una criatura del universo, no menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios. Y cualesquiera que sean tus trabajos y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, mantén la paz con tu espíritu.

Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé alegre.

¡Esfuérzate por ser feliz!


Max Ehrmann

La libertad

Tal vez exteriormente sólo refleje un cuerpo con muchas carencias y limitaciones, pero interiormente soy un ser tan pleno como el mejor, con deseos de vivir, y vivir plenamente no sólo de existir.

¡No sólo hay que decir, hay que hacer!

La libertad pura es aquella con la que vives in darte cuenta, pero que disfrutas.

La libertad es poder hacer de tu vida un fracaso o un éxito.

No se puede ser brillante y fracasar en la familia; los hombres se ven más con el corazón que con la inteligencia.

El creer está muy devaluado hay que ser.

No importa tu credo, debes buscar ser un humano en plenitud.


Ricardo Raúl Schega

Si sientes que empiezas a aburrirte

De momento, me dispongo a vivir el día de hoy.

  • Hoy día verás cosas que nunca antes viste.
  • Hoy día escucharás cosas que nunca antes escuchaste.
  • Hoy día pensarás en cosas en las que nunca antes pensaste.
  • Hoy día conocerás gente a quien nunca antes conociste.
  • Hoy día tendrás ideas que nunca antes se te ocurrieron.
  • Hoy día harás cosas que nunca antes hiciste.

¿Cómo puedes aburrirte teniendo un día como hoy?


Anónimo

El valor de disfrutar la vida

fantasy-time

Muchas personas actúan y hablan sin preocuparse de la repercusión que tendrán sus acciones en el futuro. Esto es bueno, pero sólo a veces; una mala acción o experiencia nos pasará factura en el futuro. Debemos saber, pues, que las experiencias de hoy serán recuerdos mañana. Es por esto que, si sabemos disfrutar de la vida y vivimos experiencias enriquecedoras y agradables, en el futuro podremos mirar atrás y sentir la felicidad que generan los buenos recuerdos. Y es que los buenos recuerdos son lo que nos mantiene vivos. Es el poder mirar hacia atrás y sumergirse en un mundo cargado de emociones, la mayoría positivas, lo que nos hará sonreír mañana.

Vivir es generar recuerdos

El problema aparece cuando intentamos buscar en nuestro pasado y no somos capaces de encontrar nada o nos disgusta lo que encontramos. En cualquier caso, siempre hay algo que valga la pena. De todos modos, los recuerdos no aparecen solos, sino que se hacen. Y construir un recuerdo muchas veces parte de nosotros mismos; una experiencia, donde los protagonistas somos nosotros, se puede crear. Quiero decir con esto que estar sentados en el sofá todo el día, sin relacionarnos con nadie, no nos ayudará a construir recuerdos. Será el relacionarnos con otras personas o el hacer actividades lo que pueda convertirse en recuerdo.

Que las felicidades de antaño no nos impidan ir en busca de experiencias nuevas

Sin embargo, a pesar de todo esto, los buenos recuerdos pueden ser, a veces, un veneno para nosotros. Si hace mucho tiempo que no sucede nada interesante en nuestra vida, los recuerdos de felicidad pasada pueden devorarnos. La nostalgia es, en períodos de inactividad social o amorosa, un gran enemigo. Es así que, al recordar tiempos de felicidad pasada, en vez de sentir alegría, nos entristece el hecho de que esta etapa haya quedado atrás en el tiempo y de que no vamos a volver a vivirla. Por este motivo, debemos alimentar esa hambre de experiencias continuamente. Es obvio que no todo lo que nos suceda será bueno, pero serán las experiencias agradables las que se queden en el baúl de nuestros recuerdos y las que nos ayudarán a seguir avanzando: las que nos darán felicidad y ganas de vivir.

Es un hecho y una realidad que no podemos recuperar el tiempo perdido. Por eso debemos relacionarnos, hacer cosas diferentes, enamorarnos… Todo para alimentar ese apetito vital que acompaña al ser humano y que nos hace necesitar sentirnos vivos. No debemos dejarnos atrapar por la inactividad y dar vueltas en el círculo de la nostalgia, que no nos lleva a ninguna parte y que nos consume por dentro. Debemos avanzar, seguir adelante, vivir.

Construir recuerdos, por tanto, está en nuestras manos. Y lo podemos hacer ahora mismo. ¿Para qué esperar?