Cuentos

EL PESCADOR SATISFECHO, Anthony de Mello

Ganarías más dinero – fue la respuesta -. De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, como yo. «¿Y qué haría (…)

LA PRINCESA DE FUEGO, Pedro Pablo Sacristán 

En un castillo lejano, mucho tiempo atrás, vivía una princesa de incomparable belleza. Pero esta joven era, además, muy sabia y rica. Los pretendientes llegaban hasta el castillo constantemente, buscando obtener sus riquezas. Pero la princesa, cansada de tanto pretendiente falso, publicó un edicto real, donde decía que se casaría con aquel joven que le presentase el regalo más (…)

N.T.O.C.Y.T.A.

Mis abuelos ya estaban casados hacía más de cincuenta años y continuaban jugando al juego que habían iniciado cuando comenzaron su noviazgo. La regla del juego era que uno tenía que escribir la palabra NTOCYTA en un lugar inesperado para que el otro la encuentre, y así quien la encontrase debería escribirla en otro lugar y así sucesivamente. Ellos se alternaban dejando NTOCYTA escrita (…)

EL FLORERO DE PORCELANA, Paulo Coelho

Los discípulos contemplaron perplejos el problema, miraban los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor. ¿Qué representaba aquello? ¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma? Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el problema, hasta que uno de los discípulos se levantó, miró al maestro y a los alumnos, caminó resolutamente hasta (…)

EMPUJA LA VAQUITA

Un maestro samurái paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de realizar visitas, conocer personas y las (…)

EL ÁRBOL DE LOS DESEOS

Una vez un hombre estaba viajando y entró al paraíso por error. En el concepto indio del paraíso, hay árboles que conceden los deseos. Simplemente te sientas bajo uno de estos árboles, deseas cualquier cosa e inmediatamente se cumple. No hay espacio alguno entre (…)

EL CÍRCULO DEL 99, Jorge Bucay

Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de ellas. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacía brillar a la luz de la vela, las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas. Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis…. y mientras sumaba 10, 20, 30, 40, 50 (…)

EL ELEFANTE ENCADENADO, Jorge Bucay

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para (…)

EL ORIGEN DEL MAL, León Tolstoi 

En medio de un bosque vivía un ermitaño, sin temer a las fieras que allí moraban. Es más, por concesión divina o por tratarlas continuamente, el santo varón entendía el lenguaje de las fieras y hasta podía conversar con ellas. En una ocasión en que el ermitaño descansaba (…)

SIN MAÑANA 

Lo molesto ocurre al comienzo. Los familiares alborotan todo en el preciso momento que uno ansía y alcanza la tranquilidad. Felizmente en ese mismo instante nos separa de la vida un velo de apretada trama y un cristal más duro que el acero. Desde el otro lado contemplamos las últimas imágenes de, la vida, que se desvanecen como sombras y humo. Un fogonazo gris se traga a los que lloran y rezan (…)

LA ECONOMÍA DE LA SONRISA, Pedro Pablo Sacristán 

Así empezó la búsqueda de la economía de la sonrisa. Primero probaron a vender cosas a cambio de sonrisas, sólo para descubrir que las sonrisas de otras personas no les servían a ellos mismos. Luego pensaron que intercambiando portasonrisas podrían arreglarlo, pero tampoco funcionó. Muchos dejaron de trabajar y otros intentaron auténticas locuras. Finalmente, después de muchos (…)

EL MIEDO Y LA LIBERTAD

El Miedo Y La LibertadEn una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto: a sus prisioneros, no los mataba… los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros en un lado y en otro una inmensa puerta de hierro, sobre la cual se veían grabados figuras de cadáveres cubiertos de sangre. En esta sala les hacía formar un círculo y les decía a cada uno que eligieran, entre morir a flechazos por sus arqueros (…)

EL BUSCADOR, Jorge Bucay 

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador. Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda. Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer (…)

LAS HUELLAS DORADAS, Jorge Bucay

Él había aprendido a hacerse cargo de sí y se amaba suficientemente como para intentar procurarse por las mejores cosas. Sabía que hacía todo lo posible para cuidarse de no dañar a los demás, especialmente a aquellos a quien quería. Quizá por eso le dolían tanto los señalamientos injustos, la envidia de los otros o las acusaciones de egoísta que recogía demasiado frecuentemente (…)

EL INAGOTABLE POZO DE LAS MARAVILLAS, Pedro Pablo Sacristán 

Loren era un niño al que lo que más le gustaba era estar tumbado mirando al techo, o sentado tranquilamente ante el televisor. Sabía que a sus padres no les gustaba mucho que pasara tantas horas así, pero le gustaba la comodidad de aquella vida y, después de todo, tampoco iba tan mal en el colegio… Cierto día, saliendo de excursión, Loren se sentó un rato a descansar y cuando quiso (…)

LA HISTORIA DEL LÁPIZ, Paulo Coelho

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó: ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, por casualidad, una historia sobre mí? El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto: Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando (…)

LAS CAMPANAS DEL TEMPLO, Anthony de Mello

El templo había estado sobre una isla, dos millas mar adentro. Tenía un millar de campanas. Grandes y pequeñas campanas, labradas por los mejores artesanos del mundo. Cuando soplaba el viento o arreciaba la tormenta, todas las campanas del templo repicaban al unísono, produciendo una sinfonía que arrebataba a cuantos la escuchaban. Pero, al cabo de los siglos, la isla se (…)

PIEDRECITAS

En cierta ocasión, un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Iba pensando de esta forma: Si tuviera un carro nuevo, sería feliz. Si tuviera una casa grande, sería feliz. Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz. Si tuviera una mujer perfecta, sería (…)

UNA OCASIÓN MUY ESPECIAL

Mi amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y levantó un paquete envuelto en papel de seda: Esto – dijo -, no es un simple paquete: es lencería. Tiró el papel que lo envolvía y observó la exquisita seda y el encaje.

– Ella compró ésto la primera vez (…)

EL ÁRBOL DE LOS PROBLEMAS, Jorge Bucay

Había una vez un granjero que contrató a un carpintero para reparar su vieja granja. Al finalizar el primer día de trabajo, y tras algunos contratiempos con sus herramientas, su camión no quiso arrancar. Entonces el granjero le ofreció llevarlo a casa y el carpintero lo invitó a cenar con su familia. Al llegar a la casa, se pararon ante un árbol que había delante y el carpintero tocó sus (…)

LA PAZ PERFECTA

La Paz PerfectaHabía una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas intentaron. El Rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas. La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que (…)

EL PODER DE UNA SONRISA

Las lágrimas del muchacho se secaron de repente y apareció una radiante sonrisa.  De repente, sopló un fuerte viento y todas las hojas caídas se desparramaron alrededor del muchacho. Cuando cesó el viento, el Mago se había ido.  El muchacho se sintió (…)

LA BAILARINA

La BailarinaUna joven había tomado clases de Ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión. Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de Ballet, fue a los camerinos luego de (…)

BELLEZA EN EL CORAZÓN 

Una mujer preguntó a un filósofo: «¿Puede una mujer hacer feliz a un hombre?» «Puede intentarlo» – dijo el filósofo -, «pero para ello debe tener una serie de cualidades». «Dígame si las cualidades que yo creo son las que se necesitan y deme una puntuación a cada una (…)

EL EGO

Un científico descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción. Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo. El ángel no (…)

LA ROSA ROJA

Caminaba un día por la calle, cuando observé como unas nubes oscuras se juntaban en el cielo, y vi luego como la lluvia empezó a caer, rápidamente busqué refugio, al mismo tiempo que la suave lluvia se convertía poco a poco en tormenta. Encontré refugio bajo una cornisa, a la entrada de una casa, en el momento en que la tormenta caía con más fuerza y estruendo. Vi entonces una pequeña rosa (…)

EL SECRETO DE LA FELICIDAD, Paulo Coelho

Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad. El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de la montaña. Allí vivía el sabio que buscaba. Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que (…)

EL AGUILUCHO, Javier Miguel Pérez

Mamá águila había llegado a la conclusión de que ya era hora de que su polluelo echara a volar. Lo condujo a la rama más alta de un árbol y le dijo: «Mira cómo lo hago yo, hijo», mientras sacudía elegantemente sus alas y escribía en el cielo una línea perfecta. El joven aguilucho la miraba con envidia e incluso intentó extender las alas pero se asustó y se agarró firmemente a la rama del (…)

AMOR Y ODIO

Un sabio y sosegado maestro declaró ante un buen número de asistentes: »Amor y odio son dos grandes potencias. Son magia y tienen mucho poder. En el amor hay una gran potencia constructiva; en el odio, una gran potencia destructiva. Pero hay, creedme, una notable (…)

UN RELATO SOBRE EL AMOR, Jorge Bucay

Se trata de dos hermosos jóvenes que se pusieron de novios cuando ella tenía trece y él dieciocho. Vivían en un pueblito de leñadores situado al lado de una montaña. Él era alto, esbelto y musculoso, dado que había aprendido a ser leñador desde la infancia. Ella era rubia, de pelo muy largo, tanto que le llegaba hasta la cintura; tenía los ojos celestes, hermosos y maravillosos. La historia cuenta (…)

EL GUSANO Y EL ESCARABAJO

Un día, la compañera del escarabajo le cuestionó a éste su amistad con el gusano, preguntándole cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro de un ser tan inferior, un ser tan limitado en sus movimientos, y por qué seguía siendo amigo de alguien que ni siquiera le devolvía los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos. Pero el escarabajo era consciente de (…)

BAMBÚ

bambuEn el corazón del Reino de Oriente se extendía un hermoso jardín. El Amo, aprovechando el fresco de la tarde, se paseaba por sus predios. De todos los moradores del jardín, el más bello y amado era un noble bambú de grácil silueta. Cada año aumentaban la belleza y la elegancia de Bambú. Éste era consciente del cariño del Amo y de que aquél se complacía contemplándolo. A pesar de (…)

AMOR EN LA LATA DE LECHE

Dos hermanitos en puros harapos, uno de cinco años y el otro de diez, iban pidiendo un poco de comida por las casas de la calle que rodea la colina. Estaban hambrientos: «Vayan a trabajar y no molesten»  – se oía detrás de la puerta -; «aquí no hay nada, pordiosero» – decía otro… Las múltiples tentativas frustradas entristecían a los niños. Por fin, una señora muy atenta les dijo (…)

¿QUIÉN MATÓ AL AMOR?

Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el Odio, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente con todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano (…)

LA TRISTEZA Y LA FURIA, Jorge Bucay

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta… En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas… Había una vez un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se (…)

EL VIENTO Y EL SOL

el viento y el sol«El sol y el viento discutían sobre cuál de dos era más fuerte. La discusión fue larga, porque ninguno de los dos quería ceder. Viendo que por el camino avanzaba un hombre, acordaron en probar sus fuerzas utilizándolas contra él. “Vas a ver”, dijo el viento, “cómo con sólo echarme sobre ese hombre, desgarro sus vestiduras”. Y comenzó a soplar cuanto podía. Pero cuantos más esfuerzos hacía (…)

EL CAMPESINO Y LA ROCA

el campesino y la rocaHace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando el camino. Entonces se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda piedra. Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente dieron una vuelta alrededor de la roca sin siquiera intentar moverla. Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero (…)

EL LORO QUE PEDÍA LIBERTAD

loro blanco en jaulaÉsta es la historia de un loro muy contradictorio. Desde hacía un buen número de años vivía enjaulado, y su propietario era un anciano al que el animal hacía compañía. Cierto día, el anciano invitó a un amigo a su casa a deleitar un sabroso té de Cachemira. Los dos hombres pasaron al salón donde, cerca de la ventana y en su jaula, estaba el loro. Se encontraban los dos hombres tomando té (…)

 

1 | 2 |